El Estanque en Otoño

La caída de hojas de los árboles es sin lugar a dudas lo más significativo del Otoño, y debemos estar pendientes para evitar que estas lleguen de forma masiva a nuestro estanque, ya que su descomposición en el fondo puede romper el equilibrio del agua y provocar fuertes cambios químicos.

Debemos retirar estas hojas diariamente, ya que nuestra filtración será incapaz de eliminarlas y los skimmers de superficie que tengamos instalados solo están preparados para recoger eventualmente alguna hoja. Para prevenir esto disponemos de redes para cubrir el estanque que tendrán dos funciones importantes, capturar la mayoría de las hojas antes de que lleguen a la superficie y después durante el otoño y el invierno protegerán a los peces del estanque de posibles depredadores (aves y gatos) ya que los peces se encuentran más aletargados por las bajas temperaturas y no hay plantas que los cobijen. Además prestaremos mucha atención si los arboles que tenemos cerca son de la familia de los pinos, ya que sus hojas pueden llegar a acidificar peligrosamente el agua.

La alimentación de los peces de estanque siempre va relacionada con la temperatura del agua, en Otoño y de cara al Invierno, comenzaremos a alimentarlos con un alimento bajo en proteína y de fácil digestibilidad. Alimentaremos con poca cantidad y 1-2 veces al día, esto lo iremos reduciendo conforme baje la temperatura del agua, hasta que generalmente cuando llegamos a los 8ºC los peces ya no ingieren alimento hasta la entrada de la primavera.

En caso de que vivamos en una zona donde en Otoño alcancemos ya temperaturas muy bajas, debemos prestar atención y preparar el fondo del estanque retirando el lodo excesivo  para evitar que este se descomponga y genere gases que puedan afectar a los peces, con esta limpieza aprovecharemos para hacer un cambio de agua y reponer esa dureza que puede bajar con las lluvias y nevadas del otoño.

En nuestro pais no es muy frecuente que las heladas  afecten de manera muy significativa al estanque, pero en algunas zonas donde esto puede persistir durante días, debemos tener la precaución de no dejar que toda la superficie permanezca congelada, ya que se podrían generar gases de descomposición, y además el intercambio gaseoso sería insuficiente. Para ello siempre podemos romper la superficie, colocar un calentador de superficie , y aconsejamos tener un aireador que introduzca aire en el estanque y evite que una zona se congele aportando al mismo tiempo aireación.

En cuanto a las plantas, tendremos que eliminar las hojas secas, si todavía no hace mucho frío podemos dividir los nenúfares y los iris y dejarlos ya para que pasen el invierno , sino lo hemos hecho no hay problema ya que lo podremos hacer a principios de primavera. Si disponemos de plantas tropicales debemos retirarlas del estanque y mantenerlas en una zona protegida, nenúfares tropicales, algunas oxigenantes y en zonas frías no esta de más proteger siempre los cyperus (papirus, alternifolius,.) que son más sensibles. Tendremos cuidado de no podar mucho los juncos, ya que tendremos que dejalos siempre por encima del nivel del agua para que sus raices respiren durante el invierno.

La filtración podemos dejarla en funcionamiento en zonas más calidas, limpiaremos el material filtrante y apagaremos la lampara germicida ya que no será necesaria. En zonas muy frías o que las heladas sean frecuentes, aconsejamos siempre quitar la filtración, la limpiaremos al igual que la bomba y la guardaremos para la primavera. No nos preocuparemos de la cantidad de oxigeno en el estanque, ya que los peces no consumen alimento , su metabolismo es más lento, las bacterias casi no están activas, no hay crecimiento de algas filamentosas y además el agua fria es más rica en oxígeno. En caso de no retirarla estaremos muy atentos, a un eventual corte de luz donde se podrá congelar  el agua de los filtros y estropear el equipo.Si disponemos de skimmer de superficie tambien lo desconectaremos.

Y estos son algunos consejos para disfrutar del estanque en Otoño.

Deja un comentario